9 abr. 2013

De irresponsables, insensatos y milagreros

La presentación de una moción en los ayuntamientos de la Comunidad Valenciana para que se pronuncien sobre una moratoria en el pago de la deuda financiera y su aditoria, con participación ciudadana, para cuantificar la que no debe pagarse con los ingresos ordinarios de la Administración ha sido calificada de “irresponsable” por Angel Pernias, de la ejecutiva local del PSPV en Alicante, de “milagrosa” por su diputado Angel Luna y de “alentar la frustración ciudadana” por su secretario general, Ximo Puig.

    Con esos epítetos, no es extraño que el PSPV no se haya reunido con los promotores de la moción, cosa que sí han hecho Compromís y EUPV. Seguramente, al PSPV le paraliza aún el miedo a luchar contra los poderosos y comparte prejuicios propios de mentes conservadoras, las mismas que solo ven antisistemas detrás de Stop Desahucios. ¿Tiene el PSPV alternativa que ofrecer para pagar los 20.000 millones de deuda de la Generalitat sin comprometer el gasto social ni multiplicar los despidos en el sector público?
 
    Advertirnos de la ¡autarquía¡ y venganza de los financieros si no pagamos es asustarnos, antes de iniciar batalla alguna, y acusar de insensata a la PACD y, con ella, a EUPV y Compromís. Tan tontos nos hacen que piensan que ignoramos que los poderes fácticos se van a cabrear y que revertir la situación no es cosa de dos días ni va a salir gratis, sobre todo si el PSOE sigue deshojando margaritas sobre su identidad. Pero vayamos a la moción:

    Por lo pronto, una moratoria en el cobro es lo que sufren los proveedores y buena parte de los asalariados de los servicios públicos externalizados, sin que tal situación sea, al parecer, irresponsable y milagrosa, por no hablar de la quita para el acceso a los créditos del ICO o del FLA a los que sufren la morosidad de la Generalitat y los ayuntamientos ¿Por qué se exonera de esos castigos a la deuda con las instituciones financieras que han recibido ayudas públicas, que no activan el crédito y que mantienen las cuentas corrientes de la Administración?

    Y no pagar con los ingresos ordinarios de la Administración la deuda contraida de forma “ilegítima” no solo es justo, sino posible. Al final siempre paga alguien, se trata de que el pago de esa parte no corra a cargo de todos los ciudadanos, sino de aquellos acreedores o contribuyentes que la han provocado por activa o por pasiva. ¿Dónde está, pues, el problema? ¿en precisar y cuantificar la correosa palabra “ilegitimidad”?. Hagámoslo. Para eso se pide el apoyo a la moción.
 
    El mismo PSPV ha hecho público que la deuda contraida por las rebajas fiscales aplicadas por la Generalitat a las rentas altas supera los 8.000 millones ¿Es iresponsable exigir que los beneficiarios de ese premio cubran, con un impuesto especial, la deuda que nos ahoga, devolviendo parte de lo ganado por la generosidad con ellos de nuestra fiscalidad? Y de los 5.000 millones que dice el PSPV que se han inyectado a empresas públicas para evitar el concurso de acreedores ¿no habría que recuperar lo injustificable? ¿Y no alienta la frustración dar tanto dato sin decir que va a hacer con ellos el PSPV?

    ¿Y que hay de los 8.000 millones del crédito ICO al 5% de interés? ¿No dice el PSPV que el modelo de financiación arrastra una “deuda histórica” con la Comunidad Valenciana de unos 10.000 millones? ¿Es irresponsable exigir, pues, al Gobierno Central que hagamos cuentas de lo que le debemos y lo que nos debe, aunque tengamos perdida la batalla?

    ¿Y no son más de 220.000 millones las ayudas que han recibido del Estado las instituciones financieras para su salvamento? ¿es irresponsable exigir que esas ayudas se transformen en capital público o que asuman los acreedores mayoristas de la banca la parte alícuota que les corresponda por el coste del salvamento? ¿Y no es cierto que parte de los 350.000 millones que ha recibido la banca del BCE al 1% se ha utilizado para prestarlo al 3% o 4% al Estado? ¿es ilusorio exigir una quita de intereses a los bancos?

     ¿Y no es cierto que los “errores” de la política económica dictada por Bruselas ha aumentado la deuda más del 20% del PIB? ¡vaya paradoja¡ ¿es que el PSOE, si llega a gobernar, no va a exigir al Consejo Europeo mancomunar ese error colectivo que estamos pagando España y otros países? ¿Es que para que no se enfaden los países acreedores no vamos a dar ningún puñetazo en la mesa, aunque sea el de David contra Goliat? Si exigiendo ya es dificil ganar la batalla, ¿nos dice el PSOE que lo responsable, realista e ilusionante es que nos mordamos la lengua, como dice Rayoy,  para no perjudicar la marca España?.

    Y ahora vamos a la auditoria ciudadana. Un partido que ha ido perdiendo la confianza de buena parte de la ciudadanía y que está “missing” en los movimientos sociales, acaba con el mismo  miedo a la democracia participativa que tiene el PP. Porque no se pide resucitar los soviets, sino algo que amplía y mejora la gobernanza de las democracias liberales. Se trata de que la información, control y gestión de las cuentas públicas no finalice en las Cortes o los plenos municipales. Y como el PSPV solo responde con dudas paralizantes, mostrando su apego exclusivo a la política institucional, ahí van algunas preguntas para que empiece a trabajar, que para eso se les vota.

    ¿Qué piensa hacer el PSPV para que la Ley de Transparencia no se quede solo en publicitar las cuentas de la Generalitat, sin abrir cauces de participación en su control y gestión? ¿Qué piensa hacer para que los Consejos de Participación Ciudadana puedan tener voz y voto en la auditoria y gestión de las cuentas públicas municipales? ¿Qué piensa hacer para facilitar la información on-line de la gestión presupuestaria a toda la población? ¿o va a castigar a la ciudadanía con la misma opacidad que el PP aplica a los grupos de oposición?

Clemente Hernández Pascual
Exprofesor de la UA y miembro de Attac-Alacant
Artículo publicado en el Diario Información el 9 de abril de 2013

1 comentarios:

Gran artículo, esta actitud deja en evidencia eué que queda de socialismo en el PSOE, menos que cero. Por favor, dejen que los ciudadanos se organizacen y movilicen. Eso también es hacer política.

Publicar un comentario